Esfuérzate, merece la pena

En la vida hay muchas cosas que valen tanto como cuestan. Y no hablamos de dinero. Cosas que tardan tanto como duran.  Y no hablamos de un trayecto.

A veces pierdes el rumbo. Una sensación extraña comienza a apoderarse de tu cabeza.  Lento, un pequeño aturdimiento. Pronto, tu cuello, se cierra impidiendo el paso del aire. Tus latidos se aceleran. Sientes el palpitar de tu corazón, fuerte, en los oídos, al tiempo que luchas por tragar una bocanada de aire que no logra saciar tus pulmones.

Pero pasa, no sabes cómo, ni en qué momento, pero el cuerpo recobra el control y tu mente vuelve a funcionar de nuevo.

Angustia. Miedo. Nervios. Es normal sentirlos cuando todo tu mundo cambia. Es mormal temerlos. Lo nuevo aterra. Parece incoherente preferir un mal pasado a un posible futuro perfecto. Pero la mente es así de maravillosa, el miedo a lo desconocido puede llegar a frenar todo el trabajo hecho.

Corre, lucha, tu mente sólo te avisa de que para optar por un camino, debes dejar aquel tan seguro por el que paseabas hasta el momento.

Hay algo maravilloso al final del camino de piedras, ve a por ello, es tuyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s