5 cosas que tienes a los 30 y 5 que creías ir a tener 

IMG_1850Los 30 son una especie de barrera. La primera barrera de edad son los 16. No eres mayor de edad aun, pero ya puedes entrar en salas de fiesta, al menos en las de horario de tarde. Los 17 son un fiasco. ¿Para qué sirven? Son inútiles, un año comodín en el que sólo te salen granos y las hormonas te vuelven loco. Una locura que pone a prueba tu capacidad de cumplir 18, la segunda barrera. Luego los 20, que están relativamente cerca. Suponen el primer cambio de decimal del que eres realmente consciente. A partir de ahí, se acerca el 3. Treeereiiiintaaaaaa piensas en tu cabeza imitando la voz de Dori en Nemo. Treeeeeeeiiiintaaaaaa y estoy como con veeeeeiiiiinteeeeeee, ¡pero arrugá!

¿Y qué tienes con 30?

1 Experiencia: ya no te toman tanto el pelo. Es más difícil que te la den con queso.

También tienes mucha experiencia laboral. Como camarero, pero bueno, es un trabajo y experiencia al fin y al cabo.

2 Una sonrisa de oreja a oreja: ¿Y por qué no? Si te estás ahorrando un pastón en hipoteca por vivir en el nido familiar.

3 Un currículum tan lago que sirve de papel de wc. Y realmente es para lo que sirve, porque para lo que viene siendo trabajar… Difícil.

4 Muchos ex: ex-amigos, ex-parejas, ex-rollos, ex-follamigos, ex-compañeros, ex-jefes, incluso ex-facebookamigos.

5 Dolor articular: sí, ya empieza. Comienzas a no aguantar largas horas en la misma postura. Y ponerte altos tacones comienza a ser doloroso.

¿Y qué creías que ibas a conseguir y no lograste?

1 Hacer lo que te de la gana: parece que para los 30 deberías tener la capacidad de hacer lo que, cuándo y como quieras. Pero no. Llegan, y te das cuenta de que cada año hay más cosas que te condicionan, más responsabilidades que te atan.

2 Un buen trabajo: este objetivo ha mutado, ahora los jóvenes se conforman con tener algún trabajo.

3 Haber acabado de estudiar: oh, pobres ilusos aquellos que pensaban que los estudios acababan a eso de los 23-24… ¡No no no! Hay que formarse, reformarse y transformarse. Que si no estás perdido en esta era digital. Es la época de los transformers culturales.

4 Tu propia casa: ¡Oh! Emanciparte, el sueño dorado de cualquier jóven es marcharse de casa de sus padres. Vivir solo (puede que con la ayuda de tuppers), recoger cuando le apetece, no dar explicaciones… Pero claro, el sueño se trunca cuando tienes que volver a casa. Eso es la desemancipación. Así que deja de soñar y vuelve al nido.

5 Hijos: Un churumbel… ¿Por qué no? Seguramente tus padres ya te habían tenido para los 30 y la mamá naturaleza llama. Además, llevas años practicando, así que no debería ser difícil lograrlo.

Entonces llegan los 31. Treeeeiiiintaiiiiuuuuuunooooo (repite Dori en tu mente) ¿Y qué tienes? Pues lo mismo que con treinta pero con un año más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s