Demonios que te rondan

IMG_1668-1A veces te encuentras caminando y sientes que algo te sigue. Una sensación de angustia invade tu cuerpo. No sabes qué pasa, pero crees que es algo raro. Miras a izquierda y derecha, pero no ves nada que justifique esa sensación. ¿Qué viene contigo?

Puede que no sea nada. Tal vez sólo tu sombra reflejada en el suelo. Pero si ya conocemos nuestra sombra, ¿por qué hoy nos causa esta sensación de desconcierto? Vuelves a virar la vista para reconocer que no estás solo. Alguien te acompaña. Una persona especial, diferente, un amigo. Alguien a quien cuando ves sonries y cuando falta extrañas. 

Pero tu sombra… Bajas la mirada al suelo para ver que tu sombra no viaja sola. Hay otra más esperándote ahí abajo, lista para soportar tu peso si caes. Decidida a ayudar a la tuya si falla. Tal vez sea esa la sensación de inquietud que denotas. Ya no caminas solo, tras de ti hay dos guardianes esperando, en silencio, ocultos en una masa oscura con forma similar a tu reflejo.

Solos. Nacemos solos, crecemos solos, vivimos solos… No, no es así. Nacemos junto a una familia que nos espera, crecemos en compañía de personas que nos ayudan y vivimos rodeados de aquellos que esperan en las sombras por si les necesitamos. No son sombras malignas, los malos son los fantasmas. Y a diferencia de estos, las sombras, se ven, nos acompañan.

Estamos tan acostumbrados a creer que viajamos solos, a que ocurran cosas malas, y ser perseguidos por fantasmas, que no vemos las sombras. Y cuando pasa algo bueno dudamos. 

Oh, dudas. ¿Y si no es una sombra y es un futuro fantasma? Y si… Y si… Y si… Muchas dudas, ninguna respuesta, una sombra, que desconcierta. Pero sigamos dudando, porque ¿y si una relación con dudas fuera la mejor? ¿Y si esa duda nos uniera a ambos? 

Las dudas son traicioneras y nos hacen perder lo bueno q podríamos ganar por miedo a hacer el intento. Por eso, cuando tengas dudas, recuerda el primer momento en que esa sombra caminó junto a la tuya. Si una sonrisa asoma tus labios, tendrás la respuesta. No es un fantasma, es un aliado para el camino.

Las dudas son problemas de   percepción, falta de vista, de observación. Entes ajenos que perturban la mente. Pero por muchas vueltas que le des, hasta que no arriesgues no encontrarás la respuesta y te quedarás sin saber lo que podría haber pasado. 

Pero sobre todo no olvides q las dudas no son más que el ESTRÉS de la mente. Y todos tenemos esos demonios, el juego consiste en encontrar a alguien cuyos demonios se entiendan con los nuestros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s