¡Mierda!

cacaMe encontraba paseando, plácida y tranquilamente. Camino a recibir un rico masaje, cuando suena mi teléfono.
– ¿Si? 
– Hola, ¿qué tal estás? – pregunta al otro lado de la linea mi amigo.
– ¡mierda! – Contesto malhumorada.
– ¿mierda? ¿Que estás mal?
¿Mal? ¡Qué voy a estar mal! ¡Mierda es mierda! Acabo de pisar un señor zurullo. Uno de esos grandes y malolientes que parecen haber salido disparados de un mastodonte.

Analicemos la situación. Estás en medio de una calle,, principal, pero oscura. La bota apesta. Tienes que entrar a darte el masaje, y obviamente con ese aroma… como que entrar no es una opción. ¿Cómo deshacerse de la caca?

Tu cabeza comienza a buscar una solución, pero tener a tu amigo al teléfono y el mal olor no permiten buscar soluciones demasiado inteligentes. Bien, cerca hay un cacho de césped, tal vez pueda ayudar. Subes el bordillo, te acercas a la hierba y comienzas a restregar el pié por esta, cual toro antes de atacar. Nada, que esto no se va. ¿Y ahora qué? ¡Un palo!, ¡Un palo! – sí, de repente me siento como el anuncio de la tele que ve en el palo el mayor regalo del mundo – Utilización del palo: coger, levantar zapato, arañar la superficie a manchar, tirar el palo. Así pensado parece sencillo, pero, siempre hay un PERO.

No te has percatado de un pequeño detalle. Estás en el centro de tu ciudad, al lado de la vía de acceso principal en coche, junto a un semáforo, ¡en minifalda!. Encima no te has situado en cualquier lado del césped, sino encima de una luz que sale de la tierra y alumbra el cachito de hierba (es que parece que ahorran en farolas y ponerlas en el suelo es más barato). Volvemos al tema: palo, bota, caca, semáforo, coches, mi-ni-fal-da. ¿Es necesario que explique lo que ha pasado?. Pues sí, entre el teléfono, el palo y la bota, no recuerdas que llevas falda. Subes la pierna, giras el pie. Bien, ya estás en la postura adecuada para ir restregando el palo y soltar la defecación canina cuando empiezas a oír claxon pí pí píííííííí. ¡Mierda, mierda y más mierda! ¡la falda se ha levantado dejando al descubierto tu culito, alumbrado por una luz infernal procedente del suelo! encima el semáforo está en rojo, y los conductores que esperan ansiosos, o ya no, a que la luz del semáforo cambie a verde te miran las nalgas y sonríen. ¡Qué bien!

caca perroY digo yo, ¿tanto le costaba al dueño del animal limpiar los excrementos de su mascota? Al menos podía haber dejado un cartel similar al de la foto avisando de la bomba. Porque dado el tamaño, no se trataba de un chihuahua de esos tan pequeños que cuando se agachan a cagar no sabes si están agachados o en pie. No, era una mierda en condiciones. Señores dueños de mascotas, yo también tengo perro, pero recojo sus caquitas. Por el bien de las mujeres con falda les ruego que hagan uso de las bolsas destinadas a este fin. Aunque entendería su negativa en caso de ser un hombre ansioso de ver culitos visto lo visto.

Eso sí, doy gracias y me alegro porque ha comenzado el otoño (o la estación que sea,porque estamos a 23 grados y es de noche) y por consiguiente llevas botas. ¡Oh qué bien! Imagínate la situación de ir calzada con tus sandalias veraniegas. El improperio soltado en tal caso no hubiese sido un “mierda”, se habría parecido más a un grito agudo y horrorizado de asco.

Anuncios

Un comentario sobre “¡Mierda!

  1. Seguramente el CERDO por no llamarle (dueño) del perrito seria el tipico pijo de indautxu que por su estatus no le permite doblar las piernas ni la espalda y menos recoger heces (faltaria mas…) ya esta la plebe para que lo limpie…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s